El papel de una dieta sana de un gatito es proporcionar nutrientes vitales para un crecimiento saludable. Rigurosamente seleccionados y medidos, los nutrientes contribuyen a una óptima digestión y salud.

¿Por qué no podemos alimentar a un gato de la misma manera como a un humano?

A pesar del estrecho vínculo entre gatos y humanos, los gatos tienen necesidades muy diferentes cuando se trata de nutrición. Mientras que los humanos se benefician de una combinación diferente de alimentos en cada comida, esta variación frecuente y continua no es adecuada para la digestión de un gato que originalmente en vida salvaje se alimentaba principalmente de aves y roedores. Vamos a comparar su fisiología digestiva con la nuestra:

> Sus mandíbulas están diseñadas para cortar, no para masticar.

> Su comida es digerida por un poderoso ácido en sus estómagos. No hay predigestión por la saliva en sus bocas.

> Su tracto digestivo representa alrededor del 3% de su peso corporal total, con alimentos que tardan entre 12 y 24 horas en moverse por los intestinos. Compare esto con un humano, cuyo tracto digestivo representa el 11% del peso corporal y tiene un tiempo de tránsito de hasta 5 días, es por eso por lo que es fácil ver por qué los humanos pueden tolerar y digerir más fácilmente una amplia variedad de alimentos diferentes al mismo tiempo sin arriesgarse de una molestia estomacal.

Desde un punto de vista nutricional:

> Los gatos necesitan un suministro importante de proteína: mayor que los perros y dos veces la de los humanos A diferencia de la mayoría de otros mamíferos, los gatos son incapaces de sintetizar la taurina, un aminoácido esencial (ayuda a la formación de proteínas). En caso de una deficiencia en la dieta, pueden desarrollarse problemas reproductivos, ceguera o enfermedad cardiaca.

> La grasa es una fuente importante de energía para los gatos. A diferencia de los perros y los humanos, los gatos son incapaces de fabricar ácido araquidónico, un ácido graso (un componente básico de los lípidos) esencial para muchos procesos biológicos.

> Los gatos tienen requisitos vitamínicos muy particulares.

• A diferencia de los perros y los humanos, son incapaces de sintetizar la vitamina A.

• A diferencia de los humanos que pueden producir vitamina D en la piel en respuesta a la luz solar, los gatos sólo pueden obtenerla de su dieta.

En términos de comportamiento de la alimentación:

> Como humanos, nos gusta tomar comidas a horas fijas del día, dejando mucho tiempo entre comidas. El gato es un poco diferente y, dada la opción, tiende a comer múltiples veces, hasta 16 veces durante todo el día.

¿Comer o no comer?

Los gatos son notoriamente quisquillosos. Por lo tanto, es esencial ofrecerles una dieta nutricional adecuada que no sólo se adapte a su edad y necesidades específicas, sino que también sea apetecible. ¡Nutre sus sentidos – enriquece su salud!

En la naturaleza, los gatos son cazadores solitarios y ningún otro gato prueba la comida antes que ellos, por lo que deben tener mucho cuidado en su selección de alimentos. Según sus experiencias de alimentación anteriores, cada gato desarrolla su propia preferencia por ciertos alimentos, mientras que rechazan categóricamente otros. Comprender la forma en que los gatos determinan sus preferencias por el alimento te guiará para elegir el alimento más apetecible para ellos. Además de eso, la palatabilidad de los alimentos juega un papel vital en los momentos críticos, como períodos de enfermedad.

Todos los sentidos del gato se usan en el proceso de toma de decisiones:

Audición y Vista:

• Los gatos son sensibles a un rango de sonidos 3 veces más amplio que la de los humanos, y a los sonidos de muy baja intensidad.

• El amplio campo de visión, la alta frecuencia de actualización de la retina, la visión tridimensional, y la visión nocturna permiten a los gatos distinguir claramente objetos en movimiento, de día o de noche.

Un agudo sentido del olfato:

• El olor juega un papel mucho mayor en los gustos y aversiones dietéticas de tu gato que en el sabor. Si huele algo atractivo se lo comerá.

• Un cambio en la función olfativa puede causar una modificación en la elección de los alimentos y la pérdida o disminución del sentido del olfato dará lugar a la negativa a comer.

Tacto:

• El tamaño y la forma del alimento influye en la facilidad de prensión y este es un factor clave particularmente para razas braquiocefálicas (es decir, el gato persa).

• Ciertos bigotes en la cara de los gatos los ayudan a distinguir diferentes texturas.

Sensación pos ingesta:

Las sensaciones que sienten los gatos después de comer también pueden influir fuertemente en sus preferencias.Cuanto más positiva sea esa sensación, más se sentirá atraído el gato al mismo alimento en el futuro.

Gusto:

• Aunque es el sentido menos desarrollado del gato, todavía juega un papel importante en la selección de alimentos, lo que les permite probar amargura, acidez, salinidad y umami (sabor agradable). El gatito puede distinguir estos sabores básicos después de sólo diez días.

• Probablemente debido a la evolución de la especie, que, como carnívoros, han perdido la capacidad de percibir gustos dulces, no sean atraídos por el sabor del azúcar: Si lamen el fondo de tu tazón de cereal, es por el contenido proteico de la leche en lugar de cualquier dulzura del cereal

• Son muy sensibles a ciertas moléculas amargas, que comparten las mismas características de la mayoría de las sustancias tóxicas que necesitan evitar.

MIENTRAS LA PERCEPCIÓN DEL GUSTO ES MUY FUERTE EN HUMANOS, ESTE NO ES EL CASO EN GATOS, YA QUE TIENEN APROXIMADAMENTE 95% MENOS PAPILAS GUSTATIVAS QUE NOSOTROS. REALMENTE DECIDEN SI LES GUSTA UN ALIMENTO BASADO EN SU OLOR Y TEXTURA.

¡EXIGENTES CON EL AGUA TAMBIÉN!

Algunos dueños nunca ven a su gato bebiendo, entonces creen que simplemente no les gusta el agua. En realidad, a medida que los gatos evolucionaron de animales que vivían en el desierto, derivaron la mayor parte de sus líquidos al comer sus presas, y es cierto que no tienen una fuerte necesidad natural de beber frecuentemente. Si no les gusta el suministro de agua disponible, preferirán omitirlo por completo. Pero esto no significa que no disfrutan de beber agua. Y una buena ingesta de agua es esencial para ayudar a mantener un tracto urinario saludable.

¿Sabías? ¡Cuando existen diferentes alimentos disponibles, los gatos pueden elegir aquellos que les permitan alcanzar un buen equilibrio nutricional! Además, la observación de los gatos ha demostrado que hay tres modos diferentes de prensar los alimentos, principalmente relacionados con la anatomía de la cara del gato y, por lo tanto, con la raza: > Modo labial (el más frecuente): el primer contacto es con los labios y el levantamiento se realiza con los dientes incisivos. > Supralingual: el gato usa la parte superior de la lengua como si lamiera > Sublingual (específico de las razas braquiocefálicas): el gato aplica la parte inferior de la lengua a la croqueta y luego la gira hacia atrás.

¿Por qué está mal alimentar a los gatitos con una dieta para adultos?

¿Se alimenta a un bebé humano como un adulto? Obviamente no. Los bebés tienen sistemas digestivos frágiles, mandíbulas pequeñas y no tienen dientes, y son incapaces de morder una manzana, por ejemplo. Comparando las especificidades de las dos especies hacen que sea más fácil de entender por qué los gatitos también requieren de una dieta diferente a la de los gatos adultos. El crecimiento en gatitos dura al menos 12 meses, dependiendo de la raza y el género. Cuanto más grande sea la raza, más tiempo pasará para alcanzar su peso adulto. Como los machos suelen ser más grandes que las hembras, su período de crecimiento es de varias semanas más largo. El período de crecimiento es la etapa más importante en la vida de un gato. No sólo aprenden sus comportamientos futuros, sino también su cuerpo está moldeado en su eventual forma y tamaño. Para cuando un gatito alcance su peso adulto, habrán multiplicado su peso al nacer por 40-50 veces.

Durante los primeros meses de vida, el impacto de la nutrición es crucial. El crecimiento de los gatitos se divide en 2 etapas y los requerimientos nutricionales varían durante el primer año.

Desde el nacimiento hasta los 4 meses

En esta etapa, los gatitos pasan por un momento muy intenso y por un período particularmente delicado de crecimiento durante el cual son propensos a trastornos digestivos. Durante este período crítico la dieta no sólo debe ser rica en energía para cumplir con las necesidades de crecimiento, sino también debe ser muy digerible para atender el sistema digestivo aún inmaduro del gatito.

4 meses a 12 meses

• La estructura ósea se vuelve gradualmente más fuerte.

• La masa muscular aumenta.

• Los sistemas digestivo e inmune maduran progresivamente.

• Los dientes de leche del gatito se caen, reemplazados por dientes permanentes (entre 4 y 7 meses). Una vez que los dientes adultos hayan salido, un gatito necesita croquetas de tamaño suficiente para alentarlos a masticar.

Para apoyar la digestión, el crecimiento y para estimular la vitalidad de tu gatito, su dieta debe formularse con precisión con cantidades equilibradas de nutrientes, en forma de alimentos adaptados a sus rasgos fisiológicos y digestivos.

DURANTE LOS PRIMEROS MESES DE VIDA: ENERGÍA… ¡PERO NO DEMASIADA!

Muchos factores influyen en el crecimiento y una buena nutrición juega un papel importante. Los alimentos, no sólo le proporcionan energía a tu gatito, sino que los nutrientes que contiene se utilizan para construir y mantener huesos, músculos y órganos. Un gatito crece muy rápido, por lo tanto, se les debe dar una dieta muy energética. Siguen necesitando altas cantidades de energía hasta alrededor de las 12 semanas de edad, consumiendo tres veces más energía por cada kilo de peso corporal que un gato adulto (200-250 kcal / kg). La etapa de crecimiento más intensiva es entre cuatro y cinco meses, cuando el gatito crece alrededor de 100 g por semana. Después de eso, la tasa de crecimiento se ralentiza, pero las necesidades energéticas aún son considerables. Sin embargo, aumentando el tamaño de la porción no es una buena idea, porque podría resultar en una sobrecarga al sistema digestivo inmaduro y frágil, así como promover el sobrepeso, y los gatitos con sobrepeso no crecen bien. Alimentar a tu gato más de lo recomendado podría conducir a la obesidad, lo que aumenta el riesgo de diabetes y otros problemas de salud. Una rutina establecida con un alimento adecuado a sus necesidades nutricionales, ayuda a garantizar una dieta equilibrada y los protege contra el sobrepeso y la obesidad.

LA DIGESTIÓN: UN ASUNTO SENSIBLE DURANTE LOS PRIMEROS MESES

Como recién nacidos, el tracto digestivo de los gatitos está perfectamente adecuado para digerir la leche, pero gradualmente perderán su capacidad de digerir la lactosa a medida que crezcan. Al contrario de lo que mucha gente piensa, la leche de vaca no es apta para gatitos ni para gatos adultos. En el momento del destete, la capacidad digestiva de un gatito aún no está completamente desarrollado porque la secreción enzimática es limitada. La maduración será progresivamente durante el crecimiento. Si un gatito no puede digerir correctamente, entonces él o ella no se beneficiarán de los nutrientes dietéticos, y puede llegar a cansarse rápido y no crecer normalmente. La nutrición de calidad proporciona nutrientes seleccionados que son esenciales para un crecimiento armonioso y altamente digestibles, lo que significa que son mejor absorbidos por el gatito y son, por tanto, mucho más eficientes.

LA «BRECHA INMUNITARIA» ES UNA FASE VITAL EN EL INICIO DE LA VIDA

Antes del parto, un gatito está a salvo y cálido en el vientre de su madre. Al nacer, el sistema inmunológico del gatito sigue siendo muy inmaduro y confían en los anticuerpos de su madre que reciben a través del calostro (la primera producción de leche materna). La cantidad de anticuerpos maternos decrece durante las primeras 12 semanas de vida del gatito. Al mismo tiempo, un gatito comienza a explorar y descubrir durante las primeras semanas de vida, mientras progresivamente desarrollando su propio sistema de defensa contra diferentes «antígenos», incluidos por gérmenes encontrados, o por vacunas como ejemplos. El período durante el cual la protección materna se ha vuelto insuficiente y el mecanismo de defensa del gatito aún está subdesarrollado, es un período sensible al riesgo de infección, y se conoce como la «brecha inmunitaria». La dieta en este momento debe incluir antioxidantes y prebióticos específicos para ayudar a un gatito a través de este período sensible, mientras refuerza sus defensas naturales. Un sistema inmune poderoso es la base para llegar a ser un magnífico y saludable adulto. Manteniendo el sistema inmune en equilibrio, contribuye a una gama de beneficios esenciales para la salud, no sólo aumenta la habilidad de tu gatito para combatir infecciones y enfermedades, sino que también aumenta su bienestar general.

¿Cómo debo alimentar a mi gatito cuando llegue a casa por primera vez?

Un cambio repentino en la dieta puede causar trastornos digestivos, y una experiencia temprana de un tipo de alimento juega un papel importante en la creación de preferencias alimentarias posteriores. Por lo tanto, es extremadamente importante no cambiar repentinamente el alimento que le das a tu gatito, ya que esto no sólo podría crear estrés digestivo y diarrea, sino que puede también conducir a una futura aversión a el nuevo alimento. Obtén información sobre la dieta y régimen de alimentación de tu gatito antes de su llegada (incluido el número de comidas por día, si se les dio cantidades establecidas o si podían comer cuando quisieran) y mantén esta dieta y rutina mientras se instalan en su nuevo hogar. Tu gatito se adaptará al nuevo entorno más fácilmente si su alimento es familiar. Una vez que se hayan recuperado del estrés de mudarse a su nuevo hogar, puedes cambiar la dieta si lo deseas. Para evitar el estrés digestivo, combina gradualmente el alimento durante una semana, aumentando la cantidad de alimento nuevo que se agrega cada día para que el 100% del nuevo alimento sea provisto para el día siete. Es importante recordar que la transición alimentaria debe hacerse con con todos y cada uno de los cambios en la dieta que atraviesa tu gatito o gato en cualquier etapa de su vida.

¿Qué alimento debo elegir?

Si tu gatito se le alimenta con comida casera, entonces será difícil evaluar si está obteniendo o no todos los nutrientes necesarios para apoyar su crecimiento. Asegura productos alimenticios de alta calidad de tiendas especializadas o de su veterinario local, ya que están completos y listos para alimentar. Asegúrate que la dieta se adapte a la evolución de las necesidades nutricionales de tu gatito durante las 2 diferentes etapas de crecimiento: la primera etapa de 0 a 4 meses y la segunda etapa de 4 meses a un año. Una dieta nutricional saludable a la medida contendrá una mezcla de antioxidantes, vitaminas y aminoácidos específicos que pueden promover las defensas naturales de tu gatito. Viene en diferentes texturas, húmedas y secas, que pueden ser alimentadas diariamente, si se sirven en platos separados. Recuerda que la textura, la forma de las croquetas y la facilidad de prensión del alimento influye en la preferencia de tu gatito. Recomendamos durante la fase de crecimiento, ofrecerle a tu gatito diferentes texturas, ya que esto les ayuda a aceptar diferentes variedades de alimentos durante su edad adulta, y también enriquece su experiencia de alimentación. Las dietas nutricionales saludables están preparados con mucho cuidado, observando las mismas reglas de salud y seguridad que son impuestas en la preparación de alimentos para humanos, cumpliendo así los más altos estándares de calidad y seguridad alimentaria.

¿Dónde, cuándo y cómo alimentar a mi gatito?

Los gatos prefieren comer en un lugar tranquilo, fuera de la vista y lejos de los depredadores, y con una ruta de escape fácil. Como tal, elige un lugar tranquilo, lejos del arenero y deja a tu gatito comer en paz. > Es esencial que alimentes a tu gatito con el tipo y la cantidad de alimentos adecuados para su edad, así que asegúrate en cumplir con las cantidades establecidas de la guía de alimentación localizadas en el paquete. > No dejes alimento húmedo afuera por más de una hora, ya que se secará y se volverá menos sabrosa. El antepasado de los gatos, Felis sylvestris lybica, el gato salvaje africano, era un depredador solitario que había adaptado sus hábitos alimenticios con base a la disponibilidad impredecible de sus presas y de su aportación nutricional variable. Esta evolución aún influye en los hábitos alimenticios de nuestros gatos hoy en día: si la ración diaria se dejara a libre demanda de los gatos, volverían al plato alrededor de 10 a 16 veces a lo largo del día, comiendo sólo una pequeña cantidad cada vez. > Si tu gatito puede organizar su ingesta de alimento ellos mismos, comiendo pequeñas cantidades cada vez durante todo el día, puedes dar la cantidad diaria completa de una vez y darle acceso constante a su plato. > Sin embargo, si tu gatito tiene la tendencia a comerse todo en una sola comida, es mejor dividir la ración diaria en varias cantidades pequeñas. Para satisfacer las necesidades etológicas de los gatos, un dispensador de alimento puede ser útil. Después del destete, puedes comenzar a introducir el dispensador de alimento, que satisfará sus instintos naturales y creará hábitos alimenticios activos. Todos los días, muéstrales cómo funciona, hasta que puedan usarlo solos (12 días promedio). Esto hará que las comidas sean divertidas y emocionantes.

¿Cuánto bebe un gatito?

Los gatos no beben mucho. Desde un punto de vista evolutivo, esto se relaciona con sus ancestros salvajes de los gatos que vivían en áreas desérticas, y que pudieron concentrar su orina y así evitar la pérdida de agua. El tipo de alimento impacta la cantidad de agua que se bebe. Las croquetas no contienen mucha agua (menos del 10%), mientras que el alimento húmedo es más que suficiente para cubrir las necesidades líquidas de los gatitos, ya que algunos alimentos húmedos contienen más del 80% de agua. Independientemente de cualquier alimento que le sirvas a tu gatito, debes también alentarlos a beber ya que es beneficioso para su salud. > Siempre asegúrate de que tu gatito tenga acceso a agua limpia y fresca (pero que no esté menos de 10 ° C), preferentemente colocando unos platos alrededor de la casa en diferentes ubicaciones. Los gatos son bebedores oportunistas y no tienden a hacer un viaje en lo especial para encontrar su agua. Con un poco de experimentación puedes encontrar que tu gatito tiene un lugar favorito en la casa donde les gusta detenerse para beber. > Coloca los platos de agua lejos de las áreas de alimentación y donde va al baño. Para los gatos, comer y beber son actividades completamente separadas. Desde una perspectiva evolutiva, esto evita el riesgo de beber agua contaminados por insectos de los cadáveres de los que se están alimentando. > Usa platos de agua de cerámica, vidrio o metal. A muchos gatos no les gusta el sabor del agua en platos de plástico. Un plato más ancho y poco profundo que a menudo está hasta el borde de lleno, permite que el gato mantenga un ojo en su entorno en todo momento mientras bebe. > Si tienes más de un gato, asegúrate de que haya platos de agua suficientes para evitar cualquier enfrentamiento. ¡A los gatos no les gusta hacer la fila! > Cambia el agua de tu gato con frecuencia para mantenerla fresca. Muchos gatos prefieren el agua en movimiento. Este instinto ayuda para asegurar que el agua potable esté limpia y no está contaminada. Los bebederos de agua comerciales son realmente beneficiosos para este tipo de gatos.