Cuando tu gatito llega por primera vez, es importante obtener los detalles correctos para ayudarlo a instalarse en tu hogar. Debes ser paciente y dejar que explore su nuevo entorno y que se ajuste gradualmente.

¿Cómo ayudar a tu gatito a descubrir su nuevo hogar?

Tu nuevo gatito puede llegar a llorar un poco al principio. Recuerda que se han ido su madre y sus compañeros de camada, así que es normal que pueden estar un poco asustados al principio. Elige una habitación tranquila para que tu gatito se quede los primeros días. Esto los ayudará gradualmente a acostumbrarse a su nuevo entorno y al olor del nuevo hogar. Pon el arenero en este cuarto para facilitar el entrenamiento de la ida al baño.

¿Cómo preparar el primer encuentro de tu gatito con niños de la mejor manera?

Los gatitos son geniales ya que pueden proporcionar un papel en la enseñanza de los niños sobre la responsabilidad y cuidado de los animales. Dicho esto, para empezar, probablemente sea mejor no dejarlos jugar con tu gatito cuando no estés cerca. Aunque no sea de manera intencional, los niños a veces pueden llegar a ser toscos con los animales. Explícales que tu nuevo gatito no es un juguete, que necesita dormir varias horas y que no deberían despertarlo sólo para acariciarlo. Puedes mostrarles cómo acercarse y recoger a tu gatito de forma segura y alentarlos a que usen juguetes para jugar con él. Esto hace que el juego sea agradable para todos y es una gran experiencia de unión.

Trata a los gatitos con cuidado – los movimientos repentinos o bruscos pueden ser aterradores. La mejor manera de recoger a tu gatito es deslizar una mano abierta debajo de su barriga con la otra mano como apoyo en su parte trasera.
¿Qué pasa si ya tienes mascotas? La regla de oro: los residentes actuales son los dominantes de la casa, así que no alteres sus hábitos. No muestres preferencia por la nueva llegada en detrimento de otras mascotas que podrían sentirse abandonadas. Deja que tu gatito conozca al resto de la familia por etapas, mantente atento y sé paciente.

CON UN PERRO

Siempre debes supervisar las interacciones entre tu perro existente y tu gatito nuevo. Para el primer encuentro, elige una habitación donde haya lugares para esconderse para que tu gatito se sienta seguro. Mantén a tu perro tranquilo y con una correa puesta. No tiene sentido apresurar las cosas, así que no fuerces el contacto entre ellos, pero espera hasta que ambos se acostumbre el uno al otro. Si tu perro ya conoce y le gustan los gatos, este proceso será mucho más fácil.

CON UN GATO

Si ya tienes un gato en la casa, asegúrate de que introduzcas a tu nuevo gatito con cuidado y de manera gradual. Afortunadamente, los gatos adultos tienden a ser más receptivos con los gatitos que con otros gatos adultos. Asegúrate de que cada uno de ellos tenga un área o espacio seguro para escapar cuando se sientan inseguros: por lo tanto, es importante proporcionar múltiples escondites y lugares de descanso, en diversas alturas, en toda la casa. Asegúrate de proporcionar a cada uno de ellos su propia área para dormir, platos de alimento y de agua, juguetes, y areneros, ya que no querrán compartir. No intentes alimentarlos cerca uno del otro para ayudar con la integración. La alimentación no es un comportamiento social en los gatos y alimentarlos juntos puede ser muy estresante.

¡LOS GATOS VIVEN EN UN MUNDO DE OLORES! UTILIZA UN TRAPO PARA RECOGER SECRECIONES FACIALES DE LAS MEJILLAS Y FRENTE DE TU GATITO Y FRÓTALO EN LA BASE DE LAS PAREDES EN OTRAS HABITACIONES PARA QUE SE ACOSTUMBREN LOS DEMÁS GATOS A SU OLOR.