El papel de una dieta para cachorros es proporcionar nutrientes vitales para un crecimiento saludable. Seleccionados y medidos rigurosamente, los nutrientes contribuyen a una digestión y salud óptima.

¿Por qué no podemos alimentar a un perro de la misma manera que a un humano?

Los humanos son omnívoros y pueden comer cualquier cosa. Este no es el caso de los perros. Comparemos la fisiología humana y canina: mandíbulas diseñadas para cortar en lugar de masticar, ausencia de enzimas digestivas en la saliva, lo que resulta en la necesidad de un estómago fuerte e intestinos cortos con flora intestinal específica (la diversidad y cantidad de bacterias digestivas caninas es menor que para humanos). Estas características significan que los cambios repentinos en la dieta pueden conducir a trastornos digestivos en los perros. Por lo tanto, una dieta variada, favorecida por los humanos, está lejos de ser ideal para perros. Además, las necesidades diarias de un perro en proteínas y grasas son mayores que las de los humanos, que prefieren obtener energía de los carbohidratos. La precisión nutricional personalizada y la consistencia de la dieta son claves vitales para una alimentación canina saludable.

¿Por qué está mal alimentar a los cachorros con una dieta para adultos?

¿Se alimenta a un bebé humano como un adulto? Obviamente no: los bebés tienen un sistema digestivo frágil, mandíbulas pequeñas y no tienen dientes y, por lo tanto, no pueden morder una manzana, por ejemplo. La comparación de las especificidades de las dos especies hace que sea más fácil entender por qué los cachorros también requieren de una dieta diferente a la de los perros adultos. El crecimiento es un período clave, durante el cual se desarrollan las diferentes funciones fisiológicas de un cachorro y, en particular, los sistemas de defensa digestivo e inmune. Este período está marcado por requisitos de energía muy altos y se compone de dos fases: hasta 8 meses, una fase de crecimiento exponencial extremadamente rápida, durante la cual se desarrolla la mayor parte del esqueleto, seguida de una fase de crecimiento más lenta, durante la cual se desarrollan los músculos. La dieta durante el período de crecimiento juega un papel clave en la futura morfología y estado de salud de un cachorro.

UN CACHORRO ES UN PERRO EN CRECIMIENTO: LA COMPOSICIÓN, LA TEXTURA Y EL TAMAÑO DE SU COMIDA, DEBEN, POR LO TANTO, ADAPTARSE A LA EDAD DEL CACHORRO.

¿Por qué se debe tener en cuenta el tamaño del perro a la edad adulta?

El proceso de crecimiento es muy diferente dependiendo del tamaño de un cachorro a la edad adulta, que se determinará por raza o por su cruzamiento. Por lo tanto, la longitud e intensidad del crecimiento se determina genéticamente. Hay 5 grupos de diferentes tamaños para perros: miniatura, pequeño, mediano, grande y gigante. Con esto en mente, debemos tener en cuenta los cachorros de diferentes razas. Un chihuahua (raza miniatura) alcanza el peso adulto alrededor de los 8 meses, ¡cuyo peso al nacer se ha multiplicado por veinte! El San Bernardo (raza gigante), sin embargo, continuará creciendo durante unos 2 años, ¡hasta que su peso al nacer haya aumentado cien veces!

A los 3 meses, un cachorro de raza pequeña pesa en promedio de 2 a 3 kg, y un cachorro de raza gigante de 18 a 20 kg, ¡obviamente el tamaño de la mandíbula también es muy diferente! Una croqueta de tamaño mediano puede generar problemas de masticación para perros de raza pequeña y problemas de desperdicio para perros de raza gigante. Como tal, es mejor proporcionar un tamaño de croquetas que se adapte a cachorros pequeños, medianos o grandes.
Los cachorros de razas pequeñas crecen más rápido y de manera diferente a los cachorros de razas grandes. Durante los primeros meses de vida, el impacto de la nutrición es crucial.

CACHORROS DE RAZA GRANDE

Los cachorros de razas grandes pueden ser propensos a problemas nutricionales durante su importante fase de crecimiento. El crecimiento es muy largo (desde 18 meses a 2 años, para las razas más grandes) y está marcado por dos fases distintas: primero, el perro crece, luego desarrolla los músculos (¡un poco como los niños adolescentes!). > Debido al rápido crecimiento óseo, un cachorro de raza grande es más exigente que uno de raza pequeña en cuanto a requerimientos de calcio y fósforo. > Si el cachorro aumenta de peso demasiado rápido, la carga en su esqueleto en desarrollo puede tener consecuencias dañinas en su salud futura como adulto. Por lo tanto, la sobrealimentación acelera el aumento de peso en cachorros de razas grandes y puede conducir a trastornos osteoarticulares. > El sistema digestivo de una raza grande es más débil que el de las razas más pequeñas, porque su tracto digestivo es más ligero en proporción a su peso total corporal.

CACHORROS DE RAZA PEQUEÑA

En cachorros de raza pequeña, el desarrollo de grasa corporal comienza justo después del destete y el exceso de comida durante el crecimiento puede favorecer a la multiplicación de las células de almacenamiento de grasa. La sobrealimentación, y en particular, el dar premios, predispone al cachorro a la obesidad en años posteriores. Este riesgo aumenta con perros pequeños que llevan un estilo de vida sedentario. La prevalencia de obesidad es de hecho mayor en perros que viven en interiores, en comparación con los perros que viven al aire libre.

EL ALTO NIVEL DE SENSIBILIDAD DIGESTIVA EN PERROS GRANDES ES DEBIDO A SUS TRACTOS DIGESTIVOS PROPORCIONALMENTE MÁS PEQUEÑOS.

¿Qué debe comer mi cachorro cuando llega por primera vez a casa?

Para no alterar su sistema digestivo, que ya es muy frágil, quédate con el alimento que se le daba antes de su llegada. Si deseas cambiar su dieta, hazlo poco a poco, y preferiblemente después de los 3 meses de edad. Asegúrate de combinar gradualmente la comida durante un período de siete días, aumentando la cantidad de comida nueva cada día para que el 100% de los nuevos alimentos se proporcionen antes del día siete. Esto evitará el estrés digestivo y la diarrea. Es importante recordar que el proceso de transición de comida debe hacerse con todos y cada uno de los cambios en la dieta de tu cachorro o perro a través de cualquier etapa de su vida.

¿Qué comida debo elegir?

Asegura productos de alta calidad en tiendas especializadas o con tu veterinario, ya que garantizan que tu cachorro disfrutará de una dieta balanceada que contenga todos los nutrientes necesarios para un crecimiento saludable. Si tu cachorro se alimenta con comidas caseras, entonces será difícil evaluar si está o no obteniendo todos los nutrientes necesarios para una dieta sana y balanceada. Otra ventaja es la amplia gama de productos adaptados a las características individuales de los perros: edad, talla, raza, sensibilidad. Esto es conocido como nutrición saludable a medida. Elige croquetas o comida húmeda (paté, mousse, etc.), según las preferencias de tu cachorro.