Los cachorros son muy receptivos a las órdenes. Tu cachorro será aún más obediente si compartes una relación de confianza. Un amo debe mostrar liderazgo y ser preciso y claro.

¿Cuáles son las reglas básicas para el entrenamiento de cachorros?

El entrenamiento del cachorro comienza a su llegada a casa. > No permitas que tu cachorro tenga malos hábitos y haga cosas que estén prohibidas más adelante. > Modula la intensidad y el tono de la voz. Tu cachorro tiene una audición aguda y es sensible al tono de tu voz al igual que a las palabras que usas. Puede distinguir fácilmente entre diferentes entonaciones: calmados, de felicidad o de enojo. No hay necesidad de levantar la voz para hacer llegar tu mensaje. Sólo habla con firmeza y de manera concisa. Ellos entienden más las palabras claras que las frases largas. > Para darle una orden a tu cachorro, usa siempre las mismas palabras con una voz decidida, y con los mismos gestos. Usa palabras simples para dar órdenes y repite el ejercicio varias veces hasta que tu cachorro realmente entienda. > Felicita a tu cachorro siempre que lo haga bien, acariciándolo y usando un tono de voz cálido y amigable. Los premios se pueden usar en el comienzo de las sesiones de entrenamiento de tu cachorro, pero sólo deben administrarse en ocasiones especiales más adelante, para mantener a tu cachorro en óptimas condiciones (se puede usar una croqueta en lugar de un premio). ¡Recuerda que el azúcar y el chocolate están estrictamente prohibidos!

¿Debería castigar a mi cachorro si se porta mal?

El castigo genera estrés y ansiedad en los cachorros, y es preferible usar el refuerzo positivo y el método de recompensa. Sin embargo, es muy útil que tu cachorro aprenda el significado de la palabra “NO” desde una edad muy temprana. Los cachorros entienden el lenguaje del perro: la madre de tu cachorro lo tomaría por la piel del cuello si se portaba mal. En cambio, sólo intenta repetir la palabra “NO” con firmeza y lo empujas con suavidad lejos del objeto en el que está enfocado. A medida que él o ella crezca, tu cachorro asociará la palabra “¡NO!” con “dejar”. Por ejemplo, si él o ella muerde, aunque con suavidad, cuando juega, entonces detén el juego inmediatamente con un firme “NO”. Esto evitará mordidas más graves en la edad adulta.

Los cachorros se cansan rápidamente. Organiza sesiones de entrenamiento cortas pero frecuentes, por ejemplo, 3 sesiones de 5 minutos al día. Extiende las sesiones gradualmente, a medida que tu cachorro crezca. Si las sesiones duran demasiado, tu cachorro puede pensar que es un castigo.

¿Cómo entreno a mi cachorro para ir al baño?

Un nuevo cachorro generalmente no está entrenado para ir al baño.

> Lleva a tu cachorro afuera con frecuencia, después de las comidas y las siestas, antes de acostarse y tan pronto como se despierte por la mañana. Para empezar, siempre lleva a tu cachorro al mismo lugar para que reconozca su propio olor. Ellos regresarán espontáneamente a este lugar a medida que envejecen.

> Recompensa a tu cachorro cuando vaya al baño en este lugar.

> Si sorprendes a tu cachorro orinando donde no debe hacerlo, di un “NO” con voz firme y lleva a tu cachorro afuera al lugar elegido para ir al baño, para luego felicitarlo y alentarlo cuando vaya al baño en el lugar correcto.

> Regañar a tu cachorro si no lo atrapas en el acto, no tiene sentido, ya que no harán la conexión ni entenderán por qué están siendo regañados. Esto podría, por el contrario, generarles ansiedad.

Un perro bien entrenado vendrá a ti cuando lo llames y responderán a las órdenes como “siéntate”, “abajo” o “quieto”, y sin ningún jaloneo de la correa. Si sientes que está fuera de tu alcance (algunos cachorros o razas son más difíciles que otros), no dudes en contactar a un entrenador profesional de cachorros. Tu veterinario o criador te ayudará a encontrar uno cercano.

“SIÉNTATE”

Este es una orden muy importante, ya que atraerá la atención de tu cachorro y los controlará en situaciones difíciles (por ejemplo, la sobreexcitación durante el tiempo de juego). Para ayudar a tu cachorro a que entienda la orden, empuja suavemente sobre su patas traseras mientras mantienes su cabeza alzada con la otra mano. Cuando tu cachorro se sienta, felicítalo, usando su nombre y acarícialo con entusiasmo. Repite el ejercicio varias veces aumentando gradualmente la distancia entre el cachorro y tú. El objetivo final es que tu mascota se siente cuando se le solicite hacerlo, incluso a distancia.

“QUIETO”

Esta es la orden más difícil de enseñar a un cachorro. Espera hasta que tu cachorro sea mayor antes de enseñarle esta orden. Para empezar, ordena a tu cachorro a “sentarse” y luego deja un objeto (por ejemplo, su collar) encima de su cabeza u hocico. Di “quieto”, y cuando tu cachorro se mueva y el objeto se caiga, expresa tu insatisfacción. Sin embargo, si se queda quieto por un unos segundos, entonces felicítalo. Alarga progresivamente el período de inmovilidad. Finalmente, pídele que no se mueva mientras caminas despacio y con cuidado lejos de él, y luego pídele que venga a ti cuando sea llamado.

“ABAJO”

Se puede enseñar de la misma manera como “siéntate”, sólo que debes jalar las patas de tu cachorro hacia abajo para demostrar la posición deseada. Cuando tu cachorro se acueste espontáneamente, felicítalo diciendo, “Abajo, buen chico” usando su nombre y premiándolos después.

¿Cuál es la mejor manera de conseguir que mi cachorro se acostumbre a llevar un collar?

Adaptarse a usar un collar, por supuesto, tomará un poco de tiempo. Selecciona un collar que se adapte bien al tamaño del cachorro y pónlo cuando esté tranquilo o cansado (por ejemplo, justo después del tiempo de juego). Coloca el collar suavemente alrededor de su cuello sin la correa, y felicítalo. Deja el collar puesto durante 10 a 15 minutos y luego quítaselo de nuevo. Repite este ejercicio varias veces al día durante una semana. Si eliges usar un arnés, el procedimiento es exactamente el mismo.

¿Cuál es la mejor manera de entrenar a mi cachorro para que se quede solo en casa?

Los perros necesitan compañía y pueden sentirse ansiosos y estresados cuando los dejamos solos. Si tu estilo de vida impone largos períodos de ausencia, gradualmente acostumbra a tu cachorro a quedarse solo. Ignóralos por 30 minutos antes de salir de casa. Si están demasiados emocionados cuando regresas, ignóralos hasta que se calmen, luego recompénsalos con algunas caricias. Si no puedes reducir el estrés de tu cachorro, consulta a un especialista en comportamiento de perros..

¿Cómo evitar que mi cachorro se comporte mal?

Cuando vuelvas a casa, mantén la calma y trata de no demostrar que estás contento de verlos. Este tipo de comportamiento predispone a tu cachorro al estrés de separación, que compensarán por portarse mal. Tu cachorro puede estar emocionado por el momento de tu regreso a casa, causando algún daño al entorno inmediato

Mi cachorro gruñe cuando toco su plato, ¿qué puedo hacer al respecto?

Un perro bien entrenado debe aceptar que su plato se puede tocar sin gruñir. Para esto, desde el principio, recoja el plato a tu cachorro durante su comida de vez en cuando, ordénales que se sienten y luego dales su plato de nuevo. Tu cachorro sólo puede acceder a su plato cuando tú les permitas que lo haga.

¿Cuál es la mejor manera de acostumbrar a mi cachorro a una correa?

Incluso cuando son jóvenes, un cachorro tenderá a seguir a su amo. Aprovecha cada oportunidad que tengas para llamar a tu cachorro y que se detenga, para que una vez que esté acostumbrado a usar un collar, entonces puedes agregar también la correa. > No intentes “guiar” a tu cachorro de inmediato: elige una correa larga y déjala colgar en el suelo, para que tu cachorro se acostumbre a la sensación. > Poco a poco acorta la correa, y sin jalar, anima a tu cachorro a seguirte o síguelo mientras se mueven. > Si tu cachorro jala la correa, detente y jala firmemente y bruscamente con la correa varias veces. Entonces tu cachorro se sentirá desequilibrado, y después de unas pocas caídas, dejará de jalar. Una vez que esta fase esté bajo control, comienza a entrenar a tu cachorro a caminar sin correa. Una vez que tu cachorro camina obedientemente a tu lado, entonces puedes considerar que el período de entrenamiento ha sido completado con éxito. Nunca golpees a tu cachorro con la correa. Una correa debe seguir siendo sinónimo de paseo placentero y nunca debe usarse como herramienta de castigo.