La llegada de un nuevo cachorro a la casa es un gran evento. Tu cachorro necesitará unos días para instalarse y conocer su nuevo hogar y familia.

¿Cuál es la mejor forma de preparar el primer encuentro de tu cachorro con los niños?

Los niños pueden ser descuidados y hacer movimientos repentinos o apretar demasiado, lo que puede asustar a tu cachorro. Ten cuidado y no los dejes desatendidos. Cuando tu cachorro llegue por primera vez, pídeles a los niños que se sienten y permite que él se acerque a ellos. Explica a los niños que el cachorro tiene una audición excelente y que no es necesario gritar. Es mejor llamar al cachorro por su nombre con voz suave para no asustarlo. Para que los niños se sientan responsables de su nuevo cachorro, discutan juntos las tareas relacionadas con el cachorro: hora de comer, cambiar el agua, sacar al cachorro a caminar, etc.

Ayudando a tu cachorro a descubrir su nuevo hogar

En el primer día, evita que tu cachorro acceda a las habitaciones donde la familia pasa la mayor parte del tiempo. Deja que tu cachorro explore y conozca su nuevo entorno, pero bajo tu vigilancia. En general, tu cachorro tardará uno o dos días en adaptarse. Tu cachorro elegirá rápidamente los lugares que prefiere.

Investigadores han estudiado el impacto de la presencia de un perro en el desarrollo mental y físico de niños pequeños y adolescentes. Los resultados recientes son unánimes: ¡100% positivos! Ya sea alguien en quien confiar y abrazar, o un compañero de juegos siempre entusiasmado, los perros siempre serán el mejor amigo de un niño.

¿Qué pasa si ya tienes mascotas? La regla de oro: los residentes actuales son dueños de la casa, así que no alteres sus hábitos. No muestres preferencia por la nueva llegada en detrimento de otras mascotas que podrían sentirse abandonadas. En general, está atento y sé paciente para evitar conflictos entre las mascotas que deben conocerse y aprender a vivir juntas.

CON UN GATO

La vida comunitaria es un poco complicada. Si uno de los dos todavía es muy joven, es menos problemático (o se llevarán bien o se mantendrán solos). De lo contrario, la famosa expresión “llevarse como perros y gatos” se volverá muy obvia. Sin embargo, la mayoría de las veces, cada uno encontrará su propio territorio y evitará el contacto con el otro. Al principio, los gatos tienden a ser desconfiados. El gato probablemente se esconderá en la parte superior de un armario, o en algún lugar donde se sienta seguro, y esperará hasta que esté seguro de que tu cachorro no sea un foco de peligro. No tiene sentido apresurar las cosas. Una vez que el gato salga de su escondite, los dos seguramente vivirán juntos en paz. Cada residente debe tener su propia área determinada donde se sienta cómodo. Los gatos prefieren lugares de descanso serenos, fuera del camino, fuera del alcance de los perros, así que asegúrate de que haya un “lugar seguro” para que tu gato escape antes de que llegue el nuevo cachorro.

CON UN PERRO

Los perros no tardan mucho en aprender a vivir juntos y convertirse en compañeros de juego. Los perros de todos los tamaños y razas generalmente se llevan bien muy rápidamente, siempre que la casa sea lo suficientemente grande para ellos. Si tienes un perro mayor que ha estado viviendo contigo durante mucho tiempo, puede tener dificultades para compartir el entorno con un nuevo cachorro… especialmente si ambos perros son machos. Presenta a los perros entre sí en un lugar neutral (fuera de la casa) para asegurarte de que el primer perro no se ponga territorial. Asegúrate de que ambos perros estén sujetos con una correa y estén bajo control. Permite que los perros se huelan entre sí para conocerse. Traer un cachorro a la vida de un perro mayor a menudo es beneficioso para ambos. Trae un nuevo aliento al perro mayor que, a su vez, le enseñará espontáneamente buenos modales al cachorro.

COMPRUEBA QUE CADA MASCOTA TIENE SUS PROPIAS PERTENENCIAS Y SU PROPIA DIETA ESPECÍFICA.